June 29th, 2007

Los Invisibles.

Por un instante están allí hostigados,
desfigurados, roto el cuerpo, el alma.
Huidos de si mismos, embriagados,
despojados por siempre de su calma.

La pérdida es atroz, quizás la amante,
el semblante, la vista o la razón.
La expresión, estridencia delirante,
anhelante de pan y comunión.

El corazón vencido por el hado,
espera redención que nunca llega,
porque quedó atrapado en el pasado.

Pasa el momento y cae la sombra ciega.
El mundo continúa despiadado
esquivando el escollo aunque lo niega.